¡Estamos de vuelta! Lo conocido también está por descubrir.

“Cancelamos los recorridos de los próximos días…”. Así comenzaba nuestra publicación del 12 de marzo de 2020. Teníamos la sospecha de que podría llevar algo más de tiempo, pero en ningún caso se nos pasaba por la cabeza que esta publicación que ahora estás leyendo se iba a demorar más de 3 meses.

Ha sido un tiempo complicado, nuestra vida ha cambiado de la noche a la mañana y, con ello, nuestras rutinas.  Poco a poco vamos adaptándonos a esta llamada “nueva normalidad” que, sin duda, es de celebrar después de tantas semanas de confinamiento.

Los que me conocen personalmente saben que, además de participar en esta iniciativa con ya casi 3 años a la espalda, soy profesor. Antes de despedirme de mis alumnos y desearles unas buenas vacaciones, se me ocurrió preguntarles por sus planes de cara al verano. Algunos de ellos me comentaron apenados que sus viajes y proyectos habían sido cancelados o que su mayor ambición de cara a los próximos meses era ir a “la casa del pueblo”.

El ser humano es inconformista por naturaleza. En ocasiones cuesta valorar aquello a lo que tenemos mayor accesibilidad. Nuestra ambición por descubrir lo inaccesible genera unas expectativas tan altas que resulta complicado percatarse de que lo desconocido no está necesariamente lejos.

La reflexión que compartí con mis alumnos y que hoy quiero compartir contigo, que quizá visitas Santander por primera vez, o llevas viviendo aquí unos años, o simplemente has acabado leyendo estas líneas por accidente, es que somos AFORTUNADOS.

Somos afortunados porque vivimos en un lugar que lo tiene todo. Tenemos montañas repletas de verdes praderas y bosques, adornados por ríos que discurren por rutas y senderos donde perdernos una y mil veces. Tenemos infinitas playas de arena blanca donde contemplar atardeceres inolvidables, una bahía que baña el centro de la ciudad y que es uno de los tesoros del mundo, un clima suave y fresco que nos permite hasta arroparnos por las noches en pleno agosto, y una gastronomía tan rica y variada que los platos y dulces típicos de la región componen una lista interminable.

Como les decía a mis alumnos: aparca esos proyectos un tiempo, pospón ese súper viaje y hazlo sin pena. Por esta vez, disfruta de lo que te rodea y, si las circunstancias han querido que sea ahora, sácale el máximo partido a esta oportunidad.

Sea cual sea tu caso, recuerda que somos privilegiados de poder disfrutar de Cantabria. En Free Tour Santander estamos encantados y felices de poder anunciar que a partir del día 11 de julio recuperamos nuestros recorridos. Te invito a que nos acompañes y descubras con nosotros la esencia de Santander y el encanto de Cantabria. Seguro que volverás.

Free Tour Santander

Más información en nuestro facebook

Primer vuelo comercial de pasajeros Santander-Bilbao.

el avión

15 de abril de 1921

A las 11 de la mañana de ese viernes, entre la bruma existente, y con gran expectación, amaró en la bahía el hidroavión biplano Tellier-Levy T-3 matrícula F-ECDF, de 200 CV, de la compañía Franco-Bilbaine des Transports Aériens pilotado por los franceses Le Morvan y Villet, que iba a constituir el primer vuelo comercial con pasajeros entre Santander y Bilbao.

Consta que el primer pasajero “de pago” fue Juan Gómez Esteban.

En realidad, el viaje continuaba hasta la localidad francesa de Bayona. El precio del pasaje era de 30 pesetas hasta Bilbao y 90 hasta la ciudad francesa. La duración, 30 minutos.

Le Morvan era un reputado aviador, al que sus colegas apodaban “Petrole”, por ser un gran aficionado a las bebidas de alta graduación. Antes de amerizar junto a la Caseta de Pasajeros del muelle, realizó diversos virajes, caídas de la hoja y picados que hicieron las delicias del numerosísimo público que aguardaba en las machinas para ser testigo del histórico evento.

La frecuencia de vuelos fue diaria desde el día 27 de abril, pero el 3 de junio, uno de los Tellier, que hacía la ruta inversa, al poco de partir de Bayona, cayó en las frías aguas del Cantábrico, desapareciendo sus ocupantes, encontrándose días después, únicamente un flotador del aparato frente a la costa de Guetaria. Este hecho supuso que este enlace aéreo muriera sin pena ni gloria meses después.

Fotografía de Emilio Herrera Alonso del libro Alas Sobre Cantabria.

Cancelamos los recorridos de los próximos días

Estimados viajeros, debido a los acontecimientos de las últimas semanas relacionados con el Covid-19 y a las indicaciones recibidas por las instituciones competentes, por precaución y por responsabilidad; se cancelarán los próximos tours de forma indefinida.

Con la confianza de volver a la normalidad a la mayor brevedad posible, les mandamos un cordial saludo.

¡Llega la Semana Grande!

Ya está muy próximo a nosotros la Semana Grande 2019 en Santander, en donde se podrá disfrutar de, además de las agradables temperaturas que nos trae el verano, de un ambiente más festivo en toda la ciudad; lo que implica que será posible gozar de un gran y variado itinerario de actividades durante la celebración de este importante evento. Actividades y festejos para todas las edades y todos los públicos.

La Semana Grande será del 19 al 28 de este mes de julio, tiene motivo su celebración por la festividad de Santiago el día 25 y quedará inaugurada por el tradicional chupinazo el mismo día 19, que tendrá lugar en la Plaza del Ayuntamiento a las 21:30, cita a la que acudirán miles de santanderinos para recibir y dar la bienvenida de forma calurosa a estas esperadas fiestas.

Entre las actividades más destacadas se encuentra la Feria de Día; que dará comienzo el viernes 19 a las 13:00 en la plaza de Alfonso XIII y estará compuesta por un despliegue de casetas de ‘madera’ en cinco puntos distintos de la ciudad; como en la plaza del Ayuntamiento, plaza de Alfonso XIII, plaza Pombo, Alameda de Oviedo y parque de Mesones (junto a la Segunda Playa del Sardinero); en donde será posible disfrutar en todas y cada una de ellas el tradicional “pincho de feria” con su pertinente refrigerio. Además de todo esto, también será posible degustar los deliciosos pinchos al ritmo de la música que se ofrecerá en las distintas ubicaciones.

Por otro lado, en el amplio itinerario se encuentran distintos conciertos que tendrán lugar en el escenario de la plaza Velarde (o Porticada) de forma gratuita para el espectador, uno de los planes, sin ninguna duda, más atractivos; en donde podremos divertirnos con un montón de artistas y bandas, aprovechándonos de la brillante acústica que goza dicha plaza.

Todo esto es un muy breve resumen de las actividades que se llevarán a cabo, en las que también se encuentran actividades infantiles, espectáculos pirotécnicos, parque de atracciones (ubicado en el parking de los Campos de Sport del Sardinero) y mucho más.

Cartel oficial del evento


Más información acerca de las actividades:

AQUÍ

Más información acerca de los conciertos gratuitos (documento PDF):

AQUÍ

Calendario verano 2019

Hemos dejado atrás el invierno y todas las frías temperaturas. Ahora damos paso al verano con su particular calorcito fresco que tenemos aquí, y con ello ampliaremos nuestros paseos a los martes, jueves y sábados a las 11:00 de la mañana para poder disfrutar más aún de Santander.

Si necesitas ayuda, no dudes en escribirnos a través de nuestro formulario de contacto pulsando aquí. Estamos encantados de ayudarte!

El otoño llegó: Nos vemos los sábados!

Ya se acabó el verano, la verdad que nos ha dado tiempo de disfrutarlo con todas las personas que nos han visitado. Ahora nos toca prepararnos para el otoño en Santander, el cual seguro nos traerá alguna lluvia que otra, pero seguiremos disfrutando de nuestra ciudad con nuestros paseos y recomendaciones.

Con la llegada del otoño los horarios de nuestros paseos pasan a los sábados a las 11h de la mañana únicamente. Cualquier ayuda que podamos aportarte para disfrutar mejor de sus días en Santander, estamos encantados de ayudarte. No dudes en contactarnos!

El barco hundido de Somo. Paisajes con historia.

La zona de Las Quebrantas de Somo, conocida por sus famosas y traicioneras corrientes, escenario de tragedias y pérdidas humanas alberga uno de los paisajes más llamativos de la Costa de Cantabria.

Al fondo, imponente, la ciudad de Santander presidida por el majestuosos Palacio de la Magdalena y en un primer plano, azotado por las mareas y oleaje que abunda en la zona los restos de un barco plagado de pequeños moluscos y óxido que se tapa y se descubre según el antojo del mar.

El 18 de marzo de 1978 un barco noruego llamado “Elin Christine” abandonaba el puerto de Santander transportando alambrón de acero con destino Suecia. Una vez retirados los prácticos del puerto que guiaban su partida por el estrecho canal el buque comenzó a zarandearse siendo inevitable su perdida de control y haciéndolo escorar en exceso hasta volcar. La tripulación fue rescatada y no hubo que lamentar pérdida de vidas humanas. La intensa corriente de la zona arrastró el buque hasta la orilla de las quebrantas donde se quedaría por los próximos 40 años y quien sabe cuantos más.

Información de: www.vamosacantabria.com

 

Los secretos de nuestra Semana Santa

La Semana Santa es una de las mejores épocas para venir a Cantabria y Santander. No pierdas la oportunidad de hacer una escapada y no te arrepentirás. Aquí te contamos alguno de nuestros secretos en esta época.

El tiempo casi nunca acierta. Quien no arriesga, no gana.
Que la predicción del tiempo no os desamine a venir a Cantabria en Semana Santa,año tras año ocurre lo mismo, mientras pronostican lluvias en la región, los cántabros y los visitantes valientes la mayor parte de las veces disfrutan de una Semana Santa soleada con todos nuestros atractivos naturales disponibles y mucha menos gente que en la época veraniega. El inicio de la primavera es la época ideal para dejarse seducir por nuestra región.

Espacio para los más devotos
No tenemos una tradición tan arraigada a las procesiones de semana como en el sur de España, pero los más religiosos pueden disfrutar de las procesiones de Santander que invaden el centro de la ciudad para compartir con todos los paisanos y los visitantes la tradición religiosa, considerada una fiesta de interés turístico regional.

No es el destino, sino el camino
El camino lebaniego es la perfecta combinación al paso por la ciudad de Santander en Semana Santa. El peregrinaje a Liébana es un acto de espiritualidad y conocimiento personal que todos aquellos que lo han hecho lo recomiendan sin dudarlo. Los paisajes por los que transcurre el camino, las personas con las que se comparten las experiencias y el propio magnetismo Lebaniego lo convierte en una experiencia inolvidable.

Cabárceno, el paraiso animal.
Siempre es un plan que no defrauda entre los visitantes a la región. Es un auténtico espectáculo ver la gran diversidad de animales en un escenario tan idílico como las antiguas minas de hierro de Cabarceno. Un plan excelente para ir en familia, hacer picnic y que los niños aprendan sobre fauna viendo 150 especies de diferentes partes del mundo en semi libertad.

El surf, perfecto desestresante
Con la llegada de la primavera las aguas se empiezan a templar y los aficionados a las actividades acuáticas pueden disfrutar de unas buenas olas en la costa Cantábrica a lo largo y ancho de la región desde las playas de Santander, hasta Liencres, Somo o Los Locos en Suances. Perfecto plan tanto para los más experimentados como para los novatos que quieren dar sus primeros pasos solos o acompañados por sus familias.

Y para los que prefieran conocer Santander con tranquilidad de forma desenfadada y recorrer los lugares más interesantes y representativos de la ciudad, estamos encantados de verles en nuestro paseo guiado el sábado a las 11 de la mañana empezando en la plaza del ayuntamiento.

Feliz Semana Santa!!

Los mejores paseos en bicicleta por Santander

Santander es una ciudad pequeña y acogedora que da lugar a diferentes planes para disfrutar de sus encantos, desde dar un paseo por sus calles céntricas a disfrutar de un relajante viaje en barco por la bahía.

Últimamente estamos viendo un gran auge de planes asociados a medios de transporte alternativos como la bicicleta, lo cual nos encanta! Tanto para ocio como para transporte diario la bicicleta se ha convertido en uno de los protagonistas de la ciudad, viendo desde aficionados en ruta, familias, turistas o ciudadanos locales de camino al trabajo. Es un placer ver como la movilidad de nuestra ciudad evoluciona hacia conductas más sostenibles con el medio ambiente y más saludables para los propios usuarios. Incluso no es necesario tener tu propia bicicleta sino que con el servicio de bicicletas urbano de la ciudad puedes disfrutar de un paseo por un precio asequible por el tiempo que tu decidas.

Para que todos aquellos que se animen a venir a Santander o a nuestros paisanos que busquen actividades en bicicleta, hemos decidido proponeros unos paseos tranquilos con los que se puede disfrutar de la ciudad en sus diferentes versiones.

La ruta de las Llamas (nivel medio-bajo). Iniciando en el centro de la ciudad (por ejemplo en la plaza Velarde o los jardines de Pereda) se puede coger el carril bici por todo el paseo marítimo hasta llegar a Puerto Chico, allí nos desviaremos hacia la izquierda en para coger el túnel de Tetúan en dirección al Sardinero. Una vez cruzado el túnel tendremos varias opciones, llegar al Parque de las Llamas a la izquierda o dar un pequeño paseo por la segunda playa del sardinero y el parque de Mesones antes de adentrarse en el parque. El parque es de gran extensión y con agradables zonas verdes donde se puede hacer picnic, patinar, jugar a baloncesto…y disfrutar de un aperitivo en los bares cercanos. Con buen tiempo, es un plan ideal para ir en familia y que los niños disfruten jugando en libertad.

La ruta costera (nivel medio). Esta ruta es una de nuestras favoritas. Recorre toda la costa de la ciudad, pasando por el paseo marítimo, palacio de festivales, dique de Gamazo, playas de peligros, la magdalena y bikinis. En esta ruta se puede entrar a la península de la magdalena, donde se encuentra el palacio y el mini zoológico, si que es importante reseñar que subir al palacio requiere de unas piernas bien entrenadas ya que la última cuesta es muy “píndia”, una de nuestras palabras cántabras que significa inclinada. Subir hasta arriba merece la pena, para ver el paisaje con la Isla de Mouro y las playas de Somo y Loredo al fondo. La ruta se puede seguir por la avenida Reina Victoria donde visitarán la primera playa del sardinero, el casino, los jardines de Piquio y se dejan caer llegarán a la segunda playa del sardinero.

La ruta del aeropuerto (nivel medio- alto). Con esta ruta nos salimos del centro de la ciudad conociendo otra de las opciones interesantes que nos ofrece Santander para disfrutar de nuestra bicicleta. Desde hace unos pocos meses el carril bici del centro de la ciudad fue conectado por una pasarela al ya existente carril bici del aeropuerto, que forma un óvalo de 6km alrededor del mismo pasando por la playa artificial de la Punta de Parayas y el puerto deportivo de Raos donde se disfrutan unas agradables vistas de la bahía y se puede degustar desde aperitivos, menús del día o comidas a la carta. La ruta en total de ida y vuelta serán unos 14 km, sin cuestas pronunciadas y un carril bici muy bien preparado. En el camino entre el centro y el aeropuerto, se pasa por el barrio pesquero donde se encuentra la Lonja y varios restaurantes reconocidos, y por el Corte Inglés en el caso que el paseo en bici se quiera complementar con unas compras o una visita al cine.

La ruta del faro (nivel alto) La ruta del faro es quizás la que más demanda al ciclista, sin ser un puerto de montaña del que no saldríamos vivos, es totalmente apta para aficionados que no utilizan la bici con frecuencia con un estado de forma aceptable. Es complementaría a las anteriores, ya que su inicio estaría en la segunda playa del sardinero, desde donde se inicia el ascenso hacia el Faro de Cabo Mayor. En esta ruta hay dos opciones principales, una es subir por la carretera directamente hasta el Faro pasando por la playa de Mataleñas, y la segunda es coger la senda costera desde donde ven unas de las mejores vistas de la ciudad. Esta senda tiene algunas escaleras donde es necesario desmontarse de la bici y en su parte final un trozo sin asfalto y con cierta inclinación pero nada que con alegría y paciencia no se pueda solventar. En esta ruta, no se puede obviar disfrutar de unas rabas en el Faro y hacer una visita al parque de mataleñas donde hacer picnic siempre es un buen plan.

Estamos convencidos que estos planes os encantarán! Pero si la bici no es vuestro fuerte, no olvidéis que nuestros paseos a pie guiados por gente local por el centro de la ciudad son una alternativa muy apetecible.

A disfrutar!